Friday, October 16, 2020

Las horas de la vida...

 

Ocho de la mañana. Si pudiera escribir lo que siento. Si pudiera hacer que mi alma hable. Si me entendiera más de lo que entiendo, si pudiera verme desde adentro. Si pudiera contenerme en momentos donde hablar arruina . Si pudiera hoy borrarme por dentro. Si tan solo pudiera sanarme cuando escribo y poner una curita a lo que siento  Seis de la tarde. Y me siento plena lo que ésta mañana sentía se voló de adentro. Se fue a las nubes yendo al recuerdo de un pasado de mañana que salió escribiendo . Momentos intensos, la vida me mira y mientras la juego guiñándole un ojo renazco de nuevo. Cinco de la mañana. Y hoy me propongo simplemente no darle importancia al pasado de tan solo unas horas entre Mucha yo y él ...que me ayuda en éste intento.©

Saturday, October 10, 2020

Mientras mis piernas se abren...

 


Son las cinco de la tarde, y comienzo a escribir, sin siquiera saber lo que escribo.Ya que de tanto escribir, escribo pensándote. Son las cinco de la tarde y si casi te siento y te huelo a lo lejos sin sentirte, sintiéndote con mi cuerpo. Mis dedos tocan las teclas donde las luces del teclado se mezclan entre silencios, silenciando a mi amado. Son las cinco de la tarde,te extraño y sin extrañarte te acompaño, viéndote sin verte, ya que de tanto mirarte, tu boca la siento en dónde tu sabes... Son las cinco de la tarde  y no digo mucho, ya que no tengo palabras sin palabras para contarte, lo que me gusta anunciarte antes que el alba caiga. Si te quiero sin quererte, te amo tanto, que me da miedo el amor que no te quiero, mientras te lamo a lo lejos, y me adentro donde tú sabes.  Son las cinco de la tarde, mi boca se abre mientras cierro mis ojos y trato de figurarme, lo que tú bien sabes. Nuestros secretos de amor, que sólo la cama huele. Y mientras me deslizo lentamente entre las sábanas me digo . Son las cinco de la tarde,mientras mis piernas se abren. ©Mucha.

Monday, October 05, 2020

¿Quién soy?...




No quiero ser violín, tampoco quiero ser piano, pero sí quiero estar en vos, sintiendo tu descaro. Y cuando muevas las piernas al son del tango argentino, y me toques como nadie, jamás me ha tocado,me sentiré plena  entre tus brazos. Yo quiero ser bandoneón, la música un tango, y mecerme en tus rodillas mientras me invades entrando... Tratando de sacar de mí, las notas que nadie ha sacado,volando hasta el cielo y con mis alas bajando. Busco un músico que sepa tocar mi alma desnuda, que se entregue con pasión y me haga saltar lágrimas puras. A cambio le daré mis ganas, las locuras que le invento, y haré de lo nuestro algo, intensamente nuestro. ©Mucha